El Toy Ruso, Russian Toy o Pequeño Perro Ruso, fue originalmente criado como perro ratonero y perro de vigilancia. 

En el tiempo que llevamos conviviendo con esta pequeña raza, puedo afirmar que son unos perros muy alegres y sociables. Les encanta estar con la gente y otros perros, son muy cariñosos y leales a todos los miembros de la familia, a los que intentarán siempre proteger de cualquier peligro.  

Los Toy Rusos adoran acompañar a su dueño a cualquier parte. Son capaces de disfrutar de un largo paseo o de una tarde tranquila en casa.

Pueden mostrarse un poco reservados con los extraños, pero bien introducidos, en un momento intentarán incluirlos también en sus juegos. 

Hemos podido observar que son muy listos, aprenden muy rápido las órdenes y son fáciles de adiestrar. Tienen muy buen sentido del olfato y les encanta rastrear. Pueden presumir de tener muy buen carácter, fáciles de tratar y nunca se enfadan.

Desde mi punto de vista, una de las principales ventajas de esta raza es su fácil mantenimiento. Incluso los Toy Ruso de pelo largo son fáciles de peinar y con un baño cada dos o tres semanas mantienen su pelo en perfecto estado. Son silenciosos y sólo ladran si detectan algún peligro. Son genéticamente muy fuertes, ágiles y sanos.

Si estás buscando un perro pequeño que pueda compartir tu vida y tu bolso, el Toy Ruso será tu elección.